A sentir la USCO 

0
198
La sede central de la Usco fue el escenario de los debates. Sin embargo, en las sedes de los municipios se eligió al Representante.

Por: Léster Fabián Garrido

El 9 de noviembre se desarrollaron las elecciones para escoger al representante de los Estudiantes ante el Consejo Superior Universitario (CSU), de la Universidad Surcolombiana.

La Universidad Surcolombiana cuenta con 11.647 estudiantes activos, de los cuales solo 4.139 ejercieron su derecho y deber del voto. Tan solo el 35.5% de los estudiantes se acercaron a las urnas, lo que  nos lleva a afirmar que así como en las elecciones locales y nacionales, en la Universidad el abstencionismo salió victorioso. La ilegitimidad de la institucionalidad y de los escenarios de representación se evidencia a partir de que a los estudiantes no les interesa lo que suceda en estos cargos de decisión y representación, razón por la cual muchos de los equipos de campaña se ven obligados a gastar altas sumas de dinero en plegables, afiches, manillas, pendones, buzos y hasta almuerzos, elementos que son repartidos en la universidad, demostrando que hoy, la institución educativa más importante de la región se encuentra plenamente permeada por la política de clientelas, de amigos, de favores y demás.

Dejando a un lado la crítica a la cultura política del estudiante surcolombiano, empezamos diciendo que la contienda electoral arroja conclusiones tales como, que en la pugna electoral había solamente dos planchas, la de Tejamos Unidos la USCO de Juan Zuluaga y Oscar Cuéllar, representando a algunos sectores alternativos y democráticos de centro y de izquierda quienes obtuvieron 1.447 votos. Por el otro lado, la plancha ganadora, Siente la USCO, de Camilo Forero y Juan Yamid Sanabria, representando a un puñado de líderes regionales juveniles quienes obtuvieron 1.860 votos.

Las demás planchas en conjunto obtuvieron una votación total de 529 votos; individualmente todas fueron superadas por el voto en blanco el cual fue marcado por 274 estudiantes.

El panorama de las elecciones fue muy parecido al de las tradicionales: abstencionismo y prácticas clientelistas.

En la sede central, excepto en una mesa, Tejamos Unidos sacó la ventaja, los estudiantes respaldaron a Juan Alberto específicamente, quien se destaca por impulsar las movilizaciones en pro de la defensa de la universidad pública, así mismo los procesos que adelanta desde la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios y es un estudiante cercano a los diferentes comités y mesas de trabajo por programas de la universidad; esto le representó un número de 1.093 votos en la central. Su fórmula Andrés Cuellar, arrasó en su facultad, consiguió 306 votos, de 366 que representan la totalidad del escrutinio.

Sin embargo, y a pesar de la derrota en la sede central por parte de Siente la USCO, donde obtuvieron 715 votos en la sede central  y en la sede de salud solo 19, las sedes ‘mandaron la parada’ en las elecciones. Les funcionó la estrategia de conformar una plancha con un estudiante con amplio reconocimiento en la sede central y uno de las demás sedes. Entre La Plata, Pitalito y Garzón esta plancha obtuvo 1.126 votos; es decir: el representante de los Estudiantes de la Universidad Surcolombiana, es una vez más elegido por las sedes.

La dinámica electoral del último tiempo en la USCO es bastante sencilla: la central se encuentra atomizada de candidaturas las cuales se dividen la votación. Sumado a ello, el día de las elecciones muchos estudiantes no tienen clase, como es el caso de los jueves en la facultad de Salud, entonces no ejercen el derecho al voto. Mientras que las sedes generalmente tienen un único candidato, con un grado de alto reconocimiento (como en este caso), el cual consolida un bloque electoral en las sedes, lo que les ha permitido obtener la victoria en los últimos períodos electorales.

Por otra parte, el papel del rector en estas elecciones pudo haber jugado un papel  fundamental y no porque apoyará una candidatura en específico, sino porque al parecer tiene aspiraciones de ser alcalde en Pitalito, razón por la cual muchos señalan que la universidad está desarrollando una serie de inversiones en infraestructura en esta sede, lo que le permite obtener reconocimiento a él para las futuras elecciones y también al grupo de jóvenes que representan el movimiento estudiantil de las sedes, quienes contaron con un pleno respaldo en las pasadas elecciones, con la posibilidad de verse beneficiados electoralmente de manera indirecta por acciones emprendidas por la administración de la universidad.

Terminada la contienda electoral y la disputa entre adversarios, esperamos que desde la representación de los estudiantes se vuelvan a dinamizar las asambleas estudiantiles y se emprendan debates en contra de las lógicas de presunta corrupción al interior de la universidad, así mismo el acto de revalorar las condiciones en las cuales se están ofertando algunos programas y se abren otros como es el caso de Derecho en la sede de Garzón, y hacer un control efectivo a la utilización de los recursos que provienen de la estampilla pro USCO, los cuales esperamos sean utilizados para dotar las aulas de clase, laboratorios y se impulse la consolidación de semilleros de investigación, los cuales promuevan la generación de conocimiento nuevo y útil para el desarrollo de la región.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here