De nuevo el uribismo contra los acuerdos de La Habana    -Agencia Prensa Rural-

0
16

La defensa de la guerra ha enfilado de nuevo sus argumentos en contra del proceso de paz en La Habana. El último capítulo ha sido la recolección de firmas anunciada por Uribe que ha causado malestar en varias partes de la población colombiana, desde la mesa de diálogos hasta el poder ejecutivo. En ese sentido, el presidente Santos el fin de semana dijo: “me río de los que recogen firmas para que siga la guerra”, reaccionando así a las diferentes campañas hechas por los contradictores de los diálogos.

Por otro lado, muchas organizaciones sociales argumentan que para algunos es fácil azuzar la guerra, cuando ellos no son los que ponen sus hijos para los combates o quienes lo padecen directamente.

En ese sentido, víctimas del conflicto colombiano se han expresado en apoyo al proceso de paz con las FARC – EP y cabe la sorpresa que aquellos que lo han hecho, y quienes vivieron en carne propia estas circunstancias, han sido descalificados por sectores políticos y sociales que piensan que la guerra es la única salida.

Intrigas, mentiras y permanentes rumores son los principales argumentos de la “resistencia civil”, que se abroga la voluntad popular y la de las víctimas. Sin embargo, cada día se evidencia más el desespero de estos contradictores por perder su monopolio mediático e influencia en la guerra.

Así las cosas el fin de semana pasado arrancó la recolección de firmas promovida por el uribismo. Por tal hecho se han pronunciado diferentes sectores colombianos a favor y en contra. Tal es el caso del “Padre Chucho”, quien ha tenido acostumbrado a un sector de los bogotanos a sus misas peculiares y prédicas de solidaridad y amor, pero que a su vez apoya la resistencia de Uribe. Parecería que se le olvidó el empuje que el papa Francisco le ha dado a las negociaciones de La Habana cuando expresó que “no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación”.

Por otra parte, las discusiones se han tornado cada vez más candentes como es el caso de lo ocurrido en la emisión de La FM el día 14 de junio cuando el senador Jaime Amín, del Centro Democrático, se salió de casillas cuando León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, explicaba las falencias del llamado a la resistencia por parte de los uribistas. Tal fue el desasosego del congresista que terminó desviando la conversación y tratando con términos soeces al investigador.

Para concluir, en la democracia, movimientos como el de la “resistencia civil” deberían oponerse a la guerra, injusticia, discriminación, corrupción y todo tipo de violencia, como lo fue el movimiento por los derechos civiles en Norteamérica. Pero al contrario, en Colombia éste se apoya en insensatos, corruptos, guerreristas y personas que solo ven en la confrontación armada la solución al conflicto que padece el territorio nacional. Sin embargo, un gran sector del país cree y defiende que el diálogo es la ruta y la paz es un derecho que todos nos merecemos.

Informa:

PRENSA RURAL

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here